La magia de los pequeños detalles

img_1705-4.jpegUn alumno, que según él, creía haber terminado de pintar su cuadro, llamó a su maestro para que lo evaluara.

El maestro se acercó y observó la obra con detenimiento y concentración durante un rato, entonces le pidió al alumno la paleta y los pinceles.

Con gran destreza dio unos cuantos trazos aquí y allá. Cuando el maestro le devolvió las pinturas al alumno, el cuadro había cambiado notablemente.

Seguir leyendo “La magia de los pequeños detalles”